PAZ EN LA PAZ

Lunes 28 de julio de 2014, mi amiga y yo nos levantamos súper temprano, pues debíamos llegar hasta La Paz-Bolivia. Del centro de Puno  aproximadamente a 10 min en auto se encuentra el paradero de buses que salen a todo destino. Ahí por 6 Nuevos Soles Peruanos nos llevaron hasta Desaguadero, dónde debíamos bajar, pasar por migraciones, cruzar el puente y tomar un bus a La Paz. Al cruzar la frontera, los paraderos de buses se encuentran a 2 cuadras de frente. Ahí hay combis que salen a cada rato y cobran 10 Bolivianos. Sobre las horas de viaje son: 4 horas de Puno a Desaguadero y 3 horas de Desaguadero a La Paz. ¡Atención! También hay buses directos interprovinciales que cruzan la frontera, estos son más cómodos y seguros, obviamente,  pero lo malo es que no salen a toda hora y son más caros.

Mi amiga y yo, por cuestiones de tiempo y aventura, optamos por cruzar a pie la frontera. Antes de pasar a Bolivia, nos detuvimos para cambiar el dinero a Bolivianos y pasar por la oficina de migraciones que está ahí al costado.

IMG_0435

Sigue leyendo

PUNO: UN VIAJE AL SUR, PERO NO TAN AL SUR

Este era un viaje planeado ya hace algún tiempo, pero que siempre por diversas razones terminamos postergándolo. Finalmente en julio del 2014 nos decidimos y nos fuimos a Juliaca. Y sí, porque si deseas visitar Puno, debes volar a Juliaca, ya que en mismo Puno, no hay aeropuerto.

Sigue leyendo

ENTRE CÁBALAS Y PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO…

En este 2014 quizá no viaje tanto como lo hice en el 2013 que recorrí Europa, pero fue un año muy peculiar porque regresé a 3 países que había visitado en el 2010, 2011 y 2012 y en el mismo orden: Argentina, Chile y Ecuador. Regresé a cada uno de ellos por diferentes motivos, no pensé hacerlo, porque ya conocía y por ahí dicen que para qué regresar a un lugar que ya conoces pudiendo visitar otros, pero para mí, regresar a un lugar que ya visité y que no cambió es darme cuenta de cuánto he cambiado yo. Me gusta este tipo de viajes porque me sirven para reflexionar sobre todo lo que me ha pasado desde que lo visité por primera vez, y vuelvo a pasear por cada lugar con la misma emoción como si fuera la primera vez, ya que (recuerden esto) siempre hay cosas nuevas que ver, sin importar el lugar, lo importante son los ojos que lo ven.

Nunca me cansaré de caminar por las coloridas calles de Caminito, ni de tomar Fernet con Coca acompañando a un buen asado o tomar mate en el parque escuchando a Andrés Calamaro y pasear por Calle Florida. Tampoco me cansaré de subir el Cerro San Cristóbal y ver todo Santiago en un perfecto atardecer, ni de tomar Terremoto, caminar por las bajas y subidas de Valparaíso saboreando unos ricos Twistos sabor a jamón ibérico (mi favorito, ñam) y disfrutar de un buen once a media tarde. Respecto a Ecuador esa es otra historia que pronto leerán y se enterarán porqué regresé a este país. Me encanta Ecuador, pero mi motivo esta vez no sería de placer…

IMG_0117

Buenos Aires – Argentina

IMG_0866

Santiago de Chile

Guayaquil-Ecuador

Guayaquil-Ecuador

Sigue leyendo