UN DÍA EN EL VATICANO

Séptima parada

Ciudad del Vaticano es un país soberano e independiente cuyo territorio consta se encuentra dentro de la ciudad de Roma.  Su extensión no llega al medio kilómetro cuadrado y cuente con apenas 900 habitantes; pero todo lo que se encierra tras sus muros es imperdible para cualquier viajero. Así que no podía irme de Italia sin visitar este religioso y hermoso lugar.

Me pasé casi un día completo recorriendo cada uno de sus pasillos, hasta subir a lo más alto de la cúpula de la Basílica de San Pedro para admirar el país más pequeño del mundo desde arriba. Y bueno, en el Vaticano hay tanta historia y tantos símbolos sagrados que en verdad por ratos sentía que el tiempo que faltaría.

Mi recorrido empezó por la famosa Capilla Sixtina, la capilla más famosa del Palacio Apostólico de la Ciudad del Vaticano, la residencia oficial del Papa, en dónde se encuentra las más famosas obras de Miguel Ángel. Y debo mencionar que así no seamos fanáticos del arte, la Capilla Sixtina es algo que los dejará sin palabras. Hay un momento en que el guía indica que nadie hable y tan sólo te paras a admirar cada pintura, cada detalle, teletransportándote a aquellos tiempos e imaginándote como habrá pintado Miguel Ángel tan hermosas obras. Para llegar a la Capilla Sixtina deben recorrer más de 1 km por el interior del museo y una vez pasada la Capilla Sixtina es casi imposible volver atrás, ya que la visita al museo está organizada básicamente en sentido único.

CIMG6388

Entrada al Vaticano.

Sigue leyendo

Anuncios