CARTAGENA DE INDIAS, UNA CIUDAD LLENA DE SABOR Y COLOR

Si en Medellin nos moríamos de calor, no saben lo que sería Cartagena, 34° de temperatura, sí, tal como lo leyeron, 34° era lo que nos esperaba. Ni bien bajamos del avión, pudimos sentir ese olor a mar, la brisa y el imponente sol que nos obligó a despojarnos de la menuda chompa que teníamos puesta. Salimos del aeropuerto, y buscamos tomar un taxi. Por apenas 8 mil pesos colombianos y en menos de 20 minutos ya estábamos en el Centro Histórico de Cartagena de Indias, lugar dónde estaba ubicado nuestro hostel. Luego de dejar las cosas en la habitación decimos salir a recorrer la ciudad.

20386055349_f3ecca5a5e_o

Sigue leyendo