TODOS LOS CAMINOS NOS LLEVAN A ROMA

Sexta parada

Los días pasaban y mi aventura en un crucero iba llegando a su fin. Aquel día que embarqué en la Isla de Myknos se veía tan lejano, pues había vivido, contemplado y conocido tantas cosas, lugares y personas que me daba la sensación que había estado navegando por meses y en realidad habían sido tan sólo unos cuantos días. Con esta sensación de alegría mezclada con tristeza porque esta ya sería mi última parada anclamos en el puerto de Civitavecchia. Ya con mi maleta lista me despedí de los amigos que hice en el barco, abracé a mi primo y tomé uno de los buses que me llevaría a Roma.CIMG6381

Sigue leyendo